El barrio más cosmopolita

El madrileño barrio de Chueca no es ni el Village neoyorkino, ni el Soho londinense ni el Castro de San Francisco ni el Marais parisino, pero tiene un poco de cada uno de ellos. En un breve espacio de tiempo -el que va desde los años 90 hasta hoy- Chuecaha logrado posicionarse como el eje de la modernidad española. A comienzos del siglo XXI bien pudiera ser este barrio el mejor ejemplo de una zarzuela postmoderna, mezcla de las añejas esencias de la música y la cultura decimonónicas con las más atrevidas y futuristas convenciones sociales de un Madrid de progreso en el que reinan la creatividad, la tolerancia y el gusto por la vida a partes iguales.

La mezcla, la diversidad, los diferentes modos de entender la vida urbana acaban siendo el habitat natural de la tolerancia. La mezcla, la diversidad, los diferentes modos de entender la vida urbana acaban siendo el hábitat natural de la tolerancia

Chueca es una parte de lo que podríamos llamar “centro-centro” de Madrid. Situado al norte de la Gran Vía, limita al este con la calle Barquillo y al oeste con Fuencarral. El cierre norte es una trilogía formada por las calles de Bárbara de Braganza y Fernando VI y Mejía Lequerica, de este a oeste. Los vecinos de Chueca, los de toda la vida, los que han nacido y viven aquí, dicen que sus calles nunca habían brillado como ahora, que ya no se acuerdan del antiguo y triste barrio y que lo mejor está todavía por venir.


Los nuevos, los recién llegados, cargados con maletas de diseño y ropa de marca, no conocen el viejo Chueca ni falta que les hace. Están aquí para quedarse y disfrutar de una las zonas más cosmopolitas de España. Tan cosmopolita, moderno y ‘fashion’ es este pedazo del Madrid castizo que tiene su propia zona WiFi, lo que permite acceder a Internet desde cualquier lugar situado dentro del perímetro urbano formado por las calles de Gran Vía, Fuencarral, San Mateo, Fernando VI y Barquillo, un área de 75 hectáreas de superficie y 18.000 habitantes. El barrio se arracima en derredor de la plaza que le da nombre, la de Chueca. Plaza dedicada al insigne compositor madrileño Federico Chueca autor, por cierto, de la zarzuela La Gran Vía. La plaza de Chueca se llamó antaño de San Gregorio, un santo que ya no está, como tampoco está la del Arco de Santa María, hoy Augusto Figueroa.

Los vecinos de Chueca dicen que sus calles nunca habían brillado como ahora.Pero el barrio hoy ha olvidado cualquier hecho violento, luctuoso o simplemente triste para convertirse en un lugar lúdico, lleno de vida en el que la gente pulula por los bares y cafés de la zona llenando las calles, reposando en las terrazas frente a una caña y deteniéndose en los escaparates de las cada día más abundantes tiendas de moda con lo último de lo último en sombreros, zapatos y otros complementos del atuendo más ‘in’ de este siglo XXI. Como ejemplo de este ambiente de sosiego, de convivencia y de evocadores rincones del Madrid romántico, en la calle Barbieri esquina a Augusto Figueroa, en uno de los muros del mercado de San Antón hay escritas unas palabras que el tiempo está empezando a borrar: “Ven a mí sin pasado, como si nunca te hubiera sucedido nada, olvidando las frases aprendidas, olvida que estuviste en otros lugares, en otros dormitorios y nunca digas que me amas hasta que me lo hayas demostrado”. Este tal vez sea el mejor ejemplo del estilo Chueca.

Todo ese ambiente ha atraído a sus calles a famosos y ‘famosillos’. No es raro encontrarse a la actriz Paz Vega, comprando en la frutería del mercado; es posible también cruzarse con uno de los máximo valores del actual cine español Amenábar, o toparse con la también actriz Antonia San Juan chateando (nada que ver la zona WiFi) por los garitos. Algunos de estos famosos, como los Bardem o Jesús Vázquez, han decidido abrir aquí sus propios Famosos, como los Bardem o Jesús Vázquez, han decidido abrir aquí sus propios negocios.negocios: la Bardemcilla, los unos, Lombok, el otro. Y si algunos han querido ver en Chueca el Soho londinense, otros creen que el Mercado de Fuencarral está inspirado en el Kensington Market de Londres. Fue creado como alternativa a los clónicos centros comerciales de hoy que lo mismo da que estén en Hong Kong que en Santiago de Chile. Todos se parecen.

Aquí, el interior es un emporio de colores y de psicodelía, el mullido perfil de los peluches convive sin problemas con el frío metal en el cruce de pasillos y la diversidad de tiendas. Este mercado acoge las creaciones de diseñadores y pequeños comerciantes de toda España que traen hasta aquí productos tan originales que no está permitido hacer fotografías por miedo a que gentes con menos creatividad se las lleven impresas en sus cámaras para después copiarlas a la chinesca manera. Este es verdaderamente un lugar diferente. Hay, además, centros especializados en piercing y tatuaje, tiendas de la moda más avanzada, otras especializadas en regalos, perfumería y cosmética, un cine, un teatro y el Sofá Club. Este ambiente, más o menos lúdico, creativo y libre actúa como imán hacia todo tipo de público, los que vienen por simple curiosidad de observar lo ‘diferente’ o los que vienen porque encajan a la perfección con la filosofía del lugar entre los que se encuentran los llamados “grunge” o esa múltiple y extensa tribu que encaja en la denominación de ‘modernillos’. Aquí cohabitan casi todas las culturas, subculturasy tribus urbanas de la ciudad. Por eso, a nadie extraña que por la noche, a la vuelta de cualquier esquina te puedas topar desde una “drag queen” encaramada en una plataformas de 30 centímetros hasta un vendedor ambulante chino con su cargamento de arroz tres delicias.

Y, por supuesto, tampoco faltan los modernos, skaters, raperos y alternativos que también se han subido a este carro de modernidad y ruedan por el barrio con el mismo desparpajo con el que adornan el aire mañanero algunos canarios flauta desde sus balcones. Y es que, al final, la mezcla, la diversidad, los diferentes modos de entender la vida urbana acaban siendo el habitat natural de la tolerancia. Nadie se mete con nadie, nadie se extraña de nada y ninguno es nadie, a pesar de que todos son lo que quieren ser. Un lío, sí, pero de lo más divertido.

Gilmar, Oficina de la Calle Carranza,20

Oficina Comercial de Gilmar Consulting Inmobiliario.

C/Carranza, 20

Por: Eufrasio Fernández, periodista.



Valora esta artículo: [ratings]

(Visitado 2.697 veces, 1 visitas hoy)
The following two tabs change content below.
Gilmar Consulting Inmobiliario es una empresa dedicada a la intermediación en la compra-venta y alquiler de inmuebles situados en las mejores zonas residenciales de Madrid y Costa del Sol, así como de todas las gestiones y servicios post-venta que nuestro nuevo cliente pudiera demandar. En sus más de 30 años de andadura, Gilmar ha logrado alcanzar un espacio de privilegio dentro del Sector Inmobiliario. De capital 100% español, Gilmar lidera el mercado de Madrid en inmuebles de alto standing. Cubrimos todas las necesidades inmobiliarias: viviendas, oficinas, locales comerciales, solares, terrenos para construir... y cualquier tipo de operaciones: compra, venta y alquiler. Su singular gestión, basada en la especialización y la calidad del servicio, han hecho que el crecimiento de Gilmar se produzca de manera paralela al de la sociedad, adaptándose así a las nuevas necesidades y cubriendo servicios hasta ahora inexistentes.