Pozuelo, Aravaca, Boadilla, Majadahonda y Las Rozas dibujan el nivel de vida

Más exclusivo y lujoso de la Comunidad de Madrid.

Gilmar_zonas1En sus términos municipales se puede encontrar de todo: callejuelas con encanto, centros comerciales en los que conviven las mejores marcas, amplias zonas verdes, parques urbanos, colegios privados, urbanizaciones de alto standing y zonas residenciales tan premium como, por ejemplo, La Finca, Montepríncipe o Las Lomas.

Las cinco poblaciones comparten, aparte de las notas comunes ya comentadas, grandes avenidas, la cercanía a grandes parques naturales (y a la Sierra, por qué no), unas comunicacionesGilmar_zonas2excelentes con la capital, ya sea en tren de cercanías, Metro Ligero y autobuses y, muy importante, una presión demográfica amable, humana, lo que las convierte en unos enclaves muy agradables De todos ellos, Aravaca es el más cercano a la capital… bueno, para ser exactos, es parte de la capital. Porque Aravaca no es un municipio independiente, pertenece al distrito madrileño de Moncloa-Aravaca.

Aunque el dato más curioso de esta zona es que no siempre ha sido así. De hecho, es una situación más bien reciente: fue independiente hasta el 20 de octubre de 1951. Aunque de eso no hace tanto y Aravaca puede presumir de contar con una larga historia.

Para empezar, allá por 1222, Aravaca era un sexmo o departamento rural perteneciente a la villa de Madrid por obra y gracia de Alfonso VIII de Castilla, que lo cedió tras la conquista de la ciudad. Pero no era un sexmo cualquiera. Porque a él pertenecían nada menos que Las Rozas, Majadahonda, Boadilla del Monte, Alcorcón y Leganés.

Gilmar_zonas3Claro que eso no duró mucho más allá de la Edad Media. Posteriormente pasó a ser un hermoso caserío con escaso número de habitantes, situado a las afueras de Madrid y rodeado de los mejores cotos de caza de la provincia: El Pardo y la Casa de Campo. Y así quedó hasta el siglo XX. Su mayor cambio lo sufrió con la guerra, cuando su casco antiguo hubo de ser reconstruido. Allí murieron figuras tan relevantes como Ramiro de Maeztu. Con la incorporación de la zona a la Capital, llegó su reconversión en un área residencial de clase media-alta con un cuidado y perfectamente proyectado urbanismo horizontal caracterizado por urbanizaciones cerradas de chalets. Desde entonces, diversas actuaciones urbanísticas aumentaron considerablemente su población… hasta llegar al siglo XXI. Gilmar_zonas4Hoy por hoy, es considerada una de las zonas con mayor calidad de vida de Madrid, otra de las características comunes a toda la zona Noroeste, cuyos pueblos han sido testigos de una espectacular —y al tiempo muy cuidada—expansión en los últimos 20 años. Tanto es así que, por ejemplo Aravaca ha llegado a unirse físicamente con el casco de Pozuelo de Alarcón, municipio que es algo así como la continuación natural de la capital.

Por supuesto, esto no siempre ha sido así. Hasta bien entrado el siglo XVIII, Pozuelo —que debe su nombre a la significativa existencia de pozos y manantiales; y al apellido de don Gabriel Ocaña de Alarcón, quien adquirió los terrenos, allá por 1631— se caracterizó por su función de abastecimiento a Madrid. Sus vecinos vivían de la agricultura, la ganadería y la industria de curtidos.

Gilmar_zonas5

En 1870, comenzó la transformación del municipio. La aparición de las primeras colonias de residencias de veraneantes, que se construyeron viviendas unifamiliares conocidas como “hoteles”, marcó el principio la exclusividad de la zona. Claro que no podemos olvidarnos del sufrimiento del municipio durante La Guerra Civil. Al igual que Aravaca, Las Rozas —recuerdo del paso del conflicto por el pueblo son los búnkers que todavía hoy pueden verse en la Dehesa de Navalcarbón—, Majadahonda y Boadilla del Monte, hubieron de ser reconstruidos por la Dirección General de Regiones Devastadas,ya que toda la zona estuvo directamente implicada en el frente de Guadarrama.

De esa terrible situación salieron poco a poco todos y cada uno de estos pueblos, que décadas después han ido viendo cómo se transformaba su fisionomía. En el caso de Pozuelo de Alarcón, todo empezó en 1983. El edil José Martín-Crespo Díaz, arquitecto y especialista en urbanismo, comenzó entonces a gestar un ambicioso plan. Para empezar, se crearon lujosas zonas residenciales comoSomosaguas, Montealina, Monteclaro… Y allí se fueron a vivir altos ejecutivos, directivos y grandes empresarios.

Gilmar_zonas6

El cambio ya no tenía vuelta atrás. Así ha sido como, poco a poco, se ha dibujado el aspecto actual de una ciudad en la que todos quieren

vivir por la tranquilidad que se emana de sus urbanizaciones cerradas, de sus viviendas unifamiliares y de su ambiente de absoluta exclusividad.

Para entender la historia de Boadilla del Monte hay que irse más lejos en el tiempo que con Pozuelo, que tras adquirir el mayorazgo de Boadilla del Monte, en 1761, lo

Gilmar_zonas7

primero que hizo Luís Antonio de Borbónfue encargar un palacio de estilo neoclásico al arquitecto Ventura Rodríguez.Un monumento de gran valor en torno al que ha girado la vida del pueblo. Por ejemplo, cuando la hija del infante, María Luisa, abandonó a su esposo, el poderoso Godoy, para participar en las revueltas del Motín de Aranjuez. El Palacio es en la actualidad sede del Instituto Europeo de Medio Ambiente, Monumento Nacional desde 1974. Y este no es el único edificio destacable del municipio. Cuenta con el Convento de la Encarnación, magnífico edificio del siglo XVII, recuperado y restaurado para convertirse en un elegante restaurante para bodas y eventos, muy de moda en la capital.Gilmar_zonas9
El nacimiento de Majadahonda no está muy claro, aunque se cree que fueron unos pastores segovianos quienes, hacia el siglo XIII, se asentaron en la zona y construyeron unas pocas cabañas. Aunque algunos hallazgos arqueológicos apuntan a que hubo un poblado romano visigodo, siglos atrás. Sea como fuere, no fue hasta el siglo XVII que se convirtió en una importante ciudad. Tanto es así que su nombre aparece en la segunda parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha y de El Buscón de Quevedo.Gilmar_zonas10

Su expansión urbanística comenzó en 1970, cuando alrededor de la carretera de El Plantío aparecieron  una serie de urbanizaciones tipo ‘Ciudad Jardín’, con viviendas unifamiliares de lujo. Desde entonces, la población y el número de viviendas ha ido creciendo hasta lo que es en 2010, uno de esos lugares irresistibles para vivir. A día de hoy cuenta con un centro neurálgico, la calle Gran Vía, una avenida peatonal en la que en verano se concentran agradables terrazas donde sentarse a tomar algo. No en vano, dispone de nada menos que 20.000 metros cuadrados libres de vehículos, gracias a su última y reciente remodelación (el pasado septiembre). Es una muestra más de que en Majadahonda cada paso que se da es en beneficio de sus ciudadanos. Otro ejemplo: es el único pueblo de España que cuenta con 300 metros cuadrados de zona verde pública por habitante.Gilmar_zonas11

En Las Rozas quizás no hubo asentamientos romanos, pero también contó con habitantes siglos atrás. De hecho, su primera referencia data del año 1376, tras solucionarse el litigio entre Madrid y Segovia sobre la propiedad de esos terrenos. La historia del municipio ha estado ligada al río Guadarrama. Tanto es así que durante el reinado de Carlos III se proyectó crear un canal que uniera el río con el Manzanares y éste con el Tajo hasta llegar al Océano por Lisboa. Pero aquello no llegó a buen fin. Las Rozas es el pueblo de la zona noroeste que ha vivido más de cerca el glamour del cine. Porque durante los años 60, el productor Samuel Bronston construyó en lo que hoy es una urbanización de lujo, los estudios de cine más importantes de Europa.Gilmar_zonas13

Aquí se rodó, por ejemplo, 55 días en Pekín, en la que participaron, a modo de extras, numeroso roceños, que pueden presumir de haber compartido película con Ava Gardner.

El glamour continúa, pero sobre todo, una calidad de vida común a toda la zona noroeste digna de los más exigentes.

Los profesionales de Gilmar Consulting Inmobiliario lo saben, tras años dedicándose a ayudar a sus clientes a encontrar la casa de sus sueños. Y lo hacen desde sus oficinas de Aravaca, Monteclaro,  Majadahonda Monterrozas y Boadilla.

Gilmar_zonas14Gilmar_zonas15Gilmar_zonas16Autor: Cristina Bisbal, periodista.

Fuente: Revista Gilmar – Diciembre 2010 –

(Visitado 11.827 veces, 3 visitas hoy)
The following two tabs change content below.
Gilmar Consulting Inmobiliario es una empresa dedicada a la intermediación en la compra-venta y alquiler de inmuebles situados en las mejores zonas residenciales de Madrid y Costa del Sol, así como de todas las gestiones y servicios post-venta que nuestro nuevo cliente pudiera demandar. En sus más de 30 años de andadura, Gilmar ha logrado alcanzar un espacio de privilegio dentro del Sector Inmobiliario. De capital 100% español, Gilmar lidera el mercado de Madrid en inmuebles de alto standing. Cubrimos todas las necesidades inmobiliarias: viviendas, oficinas, locales comerciales, solares, terrenos para construir... y cualquier tipo de operaciones: compra, venta y alquiler. Su singular gestión, basada en la especialización y la calidad del servicio, han hecho que el crecimiento de Gilmar se produzca de manera paralela al de la sociedad, adaptándose así a las nuevas necesidades y cubriendo servicios hasta ahora inexistentes.